Etiquetas

….han dejado en mí una especie de orfandad al tiempo que alegría. Los árboles van recuperando la vida, y los limones siguen siendo la “fruta prohibida”. Si, no se pueden comer. Ya han caído tres del árbol, y me miran, esperan que me los coma. Pero yo resisto. Todas las mañanas. Ellos me siguen mirando con aparente inocencia, consciente de que llevan el veneno en sus jugos.

La poeta de hoy se llama Antonella Anedda. Es una poeta italiana nacida en Roma. Actualmente trabaja en la Universidad de Siena, y ha publicado varios poemarios.
 
 

UNA NOCHE DE INVIERNO EN LA CIUDAD

Ahora ha dejado de llover. Desde la ventana el mundo es en gotas:
un rostro sin nariz, ojos, labios. Sólo esas diminutas lágrimas
sobre las casas y los árboles. Una en particular destella
donde alguien llora en su sillón,
cincunspecto, firme solo incierto si la casa se parece
a aquellas que habitó en el pasado y confunde.

No es de nostalgia que llora, sino por el peso entero
de la lluvia, como si él fuese el techo
que aguanta y se descascara.
Como si el edificio entero, hinchado de agua y piedra,
revelara una ofensa.

Una criatura puede afligirse por esto, pasar la noche en vela
o repetir en el sueño la desolación. Ser en un despeñadero.
Permanecer allí en la tierra, bajo la lluvia que llega.

 
Trad.Jorge Aulicino
Anuncios