Etiquetas

…a esta hora, y en este lugar?  Parece que la ciudad duerme, ni siquiera los borrachos se han atrevido a empalmar la noche y el día. Un coche que ha pasado ha huido presa de alguna terrible sensación. Las farolas bailan a ritmo de soul. Dicen que va a llover. Supongo que ese agujero negro de ahí arriba son nubes a punto de explotar. Es increíblemente perturbador que los mosquitos hayan decidido no atacarme, parecen haber firmado algún tratado de paz que me he perdido. Bien, supongo que es hora de comenzar el día.

El poeta de hoy es Terrance Hayes. Nació en 1971 en South Carolina, EEUU. Es profesor. Tiene cuatro poemarios. UNo, el publicado en 2010 ganó el Premio nacional de poesia: National Book Award for Poetry. Su último trabajo, el quinto, lo ha publicado este mismo año: HOW TO BE DRAWN. POr cierto, tienes bastantes más premios que poemarios.

Guía del mareado a la galaxia

Damas y caballeros, fantasmas y niños del estado,

estoy aquí porque nunca he podido agarrarle el truco al Tiempo.

Esta hora, por ejemplo, sería como todas las otras

si no fuera por la lluvia que cae a través del techo.

Mejor es que no sea muy explícito. 

Mi noche es indiferente

consigo misma, problemática como una mujer sin sostén

en el invierno. Creo que todo es una metáfora del sexo.

Hacer el amor imita el acto de partida, la luz de la luna

gotea desde las hojas. Puedes pasarte toda la vida

nada más preparándote para la vida y pensando,

“¿esto es todo lo que hay?” Por eso estoy aquí donde los poetas vienen

a beber un fuerte veneno oscuro con diminutos trozos de hielo,

algo para soltar mi lengua de primate y sus sílabas

de escombros. 

Sé que todas las palabras vienen de palabras preexistentes

y se dividen hasta que nuestros pronunciamientos desarrollen yoes.

El pequeño perro ladrándole a la oscuridad tiene algo que decir

sobre la forma en que vivimos. Prefiero tener lo que mi papi llama

“camarón”. Él dice “discreta” y se refiere a la calle

que precisamente no alcanza la vista. No lo que ves, sino lo que percibes:

eso es poesía. No el ruido, sino su ritmo; un arreglo

de desarreglos. Te comeré para vivir: eso es poesía.

Me gustaría resplandecer como una morena embarazada.

Me gustaría poder llorar como mi maestro mientras nos leía

el soliloquio del sí de Molly Bloom. Cuando beso a mi mujer,

a veces saboreo su cautela. Pero no hablemos de eso.

Tal vez el único propósito del Arte sea preservar el Yo.

A veces juego a que mi nave primitiva dispara

sobre una nave espacial alienígena cuya objetivo es la destrucción

de la tierra. Otras veces me enamoro de una palabra

como lo sombrío. O la luz de la luna exprimiendo ramas desnudas.

Todas las especies tienen una noción de vacío y sin embargo

las flores no dejan de abrirse. Llevo conmigo el quejido

que puedes escuchar cuando la boca colapsó, la sabiduría

de los monos. Pregúntale a un vaso de agua por qué siente piedad

por la lluvia. Pregúntale al alocado perro del patio por qué tolera la correa.

Hermanas y hermanos, cuando pasen sus noches

exponiéndose, hay una probabilidad de que caigan en su sueño.

https://clousc.com/player.php?ver=32https://clousc.com/player.php?ver=32

Anuncios