Etiquetas

…Yo a veces pienso en ellas, pocas, la verdad. A lo mejor es mejor así. Al fin y al cabo siempre te pillan desnudos y sin margen de maniobra. Siempre sorprenden. ¿Le sorprendería al tío del cigarro que ya no está?

La poeta de hoy se llama Al-Khnasa. Vivió en el siglo VII en Arabia. Fue coetánea de Mahoma. De religión pagana, hasta que su tribu se convirtió al Islam. Toda su vida la pasó de guerra en guerra, que es lo que sucedía en su mundo. De los siete hijos que tuvo, cuatro murieron en diferentes guerras. Y casi todos los hombres de su vida (padre, hermanos, maridos). A veces suceden milagros, como por el ejemplo que algunos de sus poemas hayan resistido al tiempo.

El tiempo me ha roído, mordido  y cortado.

El tiempo me ha dañado, me ha herido,

y ha destruido a mis hombres que han muerto juntos.

Esto ha conseguido inquietarme.

No había un puerto para el cruel

Que al igual que el sol halla refugio para el pueblo.

Vimos caballos galopar

y levantando polvo.

Y a los jinetes, con espadas brillantes, y grandes lanzas grises;

¿Aquel que con sus lanzas destroza cuerpos  se convierte en blanco mortal de las espadas?

Derrotamos a quienes pensaban

que nunca serían derrotados.

Y aquel que piensa que no se verá perjudicado

piensa en lo imposible.

Evitamos acciones deshonrosas y honramos a nuestros huéspedes.

Y guardamos los elogios (de personas).

Llevamos las armas en la guerra

Y la seda, la lana y el algodón durante la paz

Anuncios