Etiquetas

…con un chico convertido en hombre del que me enamoré en la post adolescencia. No me acordaba de él hasta que me lo vi. Evidentemente, el tiempo nos cambia porque, a pesar de que busque, no encontré ningún atractivo en aquel hombre. Sé que era él, pero no recordé, y fíjate que lo intenté, cómo era entonces. Solo podía verle a él.  Parecía  otra persona, o quizá soy yo otra persona.

La poeta de hoy es la italiana Mary Barbara Tolusso. Ha publicado varios poearios, y sus poems lo han publicado en diferentes revistas literarias.Colabora en el blog del diario italiano “Corriere della sera”. Vive entre Trieste y Milán. Ha recibido varios premios, entre otros, el premio Pasolini en 2004.

Y por lo demás, y por una buena cantidad de razones

ningún periodo del pasado nos es tan

desconocido como las dos o tres décadas

que separan nuestros veinte años

de los de nuestro padre. Por ello

puede ser útil recordar que en los malos

tiempos nacen costumbres horribles y

pésimos poemas siguiendo los mismos principios

de los tiempos buenos; y que todo joven

varón se esfuerza en destruir los buenos

resultados de una época con la convicción

de mejorarlos. Sin embargo, siempre  adoraron

el sol, la salud y el culto a los héroes

nunca fue denominado “subhombre”.

Pero esta vez, digámoslo,

las cosas se ponen mejor imposible,

hay un espíritu de reforma y de conciencia

feliz. Los tiempos no son ya

los del padre, un brote,

una aurora, una pequeña resurrección.

No se escuchan perros aullar, ni se ven

empalizadas en las calles. Más allá del seto

una forma cansada remonta, brilla sola.

Anuncios