Etiquetas

…mira por la ventana recién levantado, se pone las gafas, y se queda mirando hacia mi casa. Creo que simplemente siente curiosidad por mi desayuno, y algo de envidia por mi limonero. Supongo que ni él ni yo nos reconoceríamos por la calle. Somos conocidos en las alturas, y no tenemos más medida que esa.

Repetimos poeta, que la argentina Juana Bignozzi gustó mucho ayer. Y amí también me gustó. Así que, ahí va otro poema.

En otra vida yo miraba desde la ventana de un bar…

en otra vida yo miraba desde la ventana de un bar
cómo la tormenta aplastaba las flores azules contra los cordones
contra las paredes
y por ese momento único de la juventud que dura muy poco
supe que nunca olvidaría esa escena en que nada aparecía
de lo que amaba me interesaba o temía
ni novios ni odios ni otros poetas ni revistas de opinión ni
secretarios de barrio ni amigos imbuidos de una colonizada cultura pavesiana
sólo las flores azules y la lluvia
recuerdo el nombre del pueblo la hora y esa lluvia
que nunca en las décadas que siguieron confundí con alguna otra

De “La ley tu ley” 2000

Anuncios