Etiquetas

…en las que sin quererlo me veo inmersa en una carrera contra el tiempo. Como las 24 horas de Le Mans. A veces gano. Como hoy.

La poeta de hoy se llama Ana Carrete. Es una poeta estadounidense nacida en 1985 en San Diego, y creció en Tijuana. Escribe relatos poéticos, o poemas muy narrativos, y este próximo es un ejemplo. También edita una revista titulada “New Wave Vomit”.

Esta es una serie de sucesos y pensamientos que pueden haber ocurrido durante las últimas cuatro semanas.

Me llamaron mis padres y me dijeron que mi abuela estaba muy enferma en el hospital.

Me llamaron mis padres la semana siguiente y me dijeron diez minutos antes de que les diera clase de español a estadounidenses que mi abuela había muerto.

Conduje desde San Diego a Tijuana y unas dos horas esperé en medio del tráfico.

La espera para cruzar la frontera fue una mierda porque la policía buscaba al asesino de un agente y por supuesto pensaron que huiría del país y conduciría hasta México.

Me quedé sentada en mi coche, enfadada, llorando, odiando la música y hablando con mi novio.

Odié cada canción y me sentí identificada con cada canción.

Todas las canciones me recordaban a mi abuela.

Una canción dijo algo como “quiero ser tu hombre” y pensé en ser el hombre de mi abuela durante unos minutos.

Pensé en ser su hombre porque su hombre real (mi abuelo) la engañaba y tenía otra familia.

La vi dentro de su ataúd y quise que abriera los ojos.

Creo que he heredado sus manos bonitas y huesudas.

Heredar:

Derivar (un atributo, característica o predisposición) genéticamente de uno de los progenitores o ancestros: Ha heredado la belleza de su abuela.

Seguí mirándola.

Tuve que hablar con miembros de mi familia que no me gustan.

No preparé mucho mi clase.

No he preparado mucho mi clase.

No he podido preparar mucho mi clase.

Anuncios