Etiquetas

…es un suave acompañamiento en esta mañana donde el sol y la lluvia juegan al truquemé.

El poeta de hoy es Jaime Gil de Biedma. Un poeta nacido en Barcelona en 1929
y uno de los más destacados de la llamada Generación del 50.

“Las grandes esperanzas”
Le mort saisit le vif

Las grandes esperanzas están todas
puestas sobre vosotros,
así dicen
los señores solemnes, y también:
Tomad.
Aquí la escuela y la despensa, sois mayores,
libres de disponer
sin imprudentes
romanticismos, por supuesto.
La verdad, que debierais estar agradecidos.
Pero ya veis, nos bastan las grandes esperanzas
y todas están puestas en vosotros.

Cada mañana vengo,
cada mañana vengo para ver
lo que ayer no existía
cómo en el Nombre del Padre se ha dispuesto,
y cómo cada fecha libre fue entregada,
dada en aval, suscrita por
los padres nuestros
de cada día.

Cada mañana vengo para ver
que todo está servido (me saludan,
al entrar, levantando un momento los ojos)
y cada mañana me pregunto,
cada mañana me pregunto cuántos somos
nosotros, y de quién venimos,
y qué precio pagamos por esa confianza.

O quizá
no venimos tampoco para eso.
La cuestión se reduce a estar vivo un instante,
aunque sea un instante no más,
a estar vivo
justo en ese minuto
cuando nos escapamos
al mejor de los mundos imposibles.
En donde nada importa,
nada absolutamente –ni siquiera
las grandes esperanzas que están puestas
todas sobre nosotros, todas,
y así pesan.

Jaime Gil de Biedma

De: “Compañeros de viaje”, 1959
Recogido en “Las personas del verbo” (Poesía completa de Jaime Gil de Biedma)
Ed. Galaxia Gutenberg 2012
ISBN: 978-84-15472-03-2

Anuncios